Añil

En la primera mitad del siglo XX un producto que no faltaba en las casas de Dos Hermanas eran los polvos de añil.

POLVOS PARA TEÑIRPodían adquirirse en las droguerías, como la de los Cuatro Cantillos, y su uso era habitual para diversas tareas domésticas como la pintura, el lavado y encalado.

Los zócalos de patios y corrales solían ir de este color azulino con una ligera tintura morada, bastaba mezclar un puñado de estos polvos con la cal para obtenerlo.

MACETAS AÑIL EN MAJORELLETambién se solían pintar los tiestos de las plantas y algunas puertas exteriores.

En la colada se usaba para darle un toque ligeramente azulino a la ropa blanca.

La palabra añil es de origen árabe y proviene del nombre de la planta de donde se extrae este colorante que se elabora macerando en agua los tallos y las hojas de estas  plantas,   resultando  una pasta de color azul oscuro intenso.

También se le ha llamado, inespecíficamente, índigo y glasto.

La confusión y sinonimia entre añil, índigo y glasto se debe a que estos son los nombres comunes de tres plantas de las que se solía obtener un tinte de color similar por medio del mismo proceso.

Actualmente, el añil sintético ha ido sustituyendo al natural, si bien este producto ha ido cayendo en desuso y sólo se ha conservado en algunas ciudades de Marruecos (Chauen,Tetuán, Esauira ) en donde esta hermosa tonalidad de azul está muy presente en el paisaje urbano.

Chauen

Anuncios

2 pensamientos en “Añil

  1. Recuerdo que de “Casa Pachico” traían a casa los productos de droguería y perfumería. Solía venir un empleado de la tienda una vez al mes. Traía el pedido en una caja de cartón, atada con cuerda al transportín de una bici. No era muy grande, porque los productos no eran muchos: una bolsita de un concentrado de “Mistol”, que mi madre ligaba con agua en una botella de vino, jabón de taco “Lagarto”, sosa y lejía. Por supuesto un paquetito de papel de períodico con añil en polvo.
    Junto a estos productos alguna pastilla de jabón “Heno de Pravia” o “Magno”, hojas de afeitar, polvos de talco, colonia de baño “Royal Ambre” y poco más.

    • Gracias por tu comentario, está lleno de olores y recuerdos, la verdad que aquellas droguerías de entonces tenían algo de santuario de alquimia y a nuestros ojos de niñas aquellos productos eran algo muy especial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s