Dulce y dorada cidra

Hace no muchos años, sobre los poyetes de las ventanas de algunas casas de nuestro pueblo podían verse, tras las rejas, las cidras que observaban a los viandantes mientras esperaban su dulce madurar.

La cidra es una variedad de la calabaza empleada en repostería para elaborar lo que hoy conocemos como “cabello de ángel”, aunque en Dos Hermanas siempre se conoció como tal: cidra. cidra

A pesar de que la carne de la cidra es muy jugosa, su rayada piel es muy dura, lo que le permite su perfecta conservación durante mucho tiempo, el suficiente como para poder ser reservada para la preparación de algún postre en una ocasión especial. Los dulces más populares elaborados en Dos Hermanas con este producto eran las empanadillas de cidra.

Actualmente es muy fácil encontrar en los comercios latas de cidra confitada y botes de mermelada, pero antes el proceso era artesanal y laborioso y se llevaba  a cabo en las casas.

La receta es la que sigue:

Ingredientes:

          1 cidra bien madura

          Azúcar según el peso

          La  cáscara de un limón

          Canela en rama

 

Preparación:

 

  • Cortar la cidra a trozos  y ponerlos a hervir con agua durante una hora.
  • Escurrir las piezas y dejarlas enfriar. El caldo resultante, lo colaremos y reservaremos.
  • Una vez fríos los trozos de cidra,  procederemos a quitarle las pepitas separándolas bien de la pulpa.
  • La pulpa se refresca bajo el grifo apretándola bien para que se separen las hebras.
  • Se prepara un almíbar con el caldo que reservamos añadiéndole la misma cantidad de azúcar que lo que pese la pulpa ya cocida y lo aromatizamos con la canela y la cáscara del limón.
  •  Añadimos al almíbar la pulpa cocida y lo dejamos cocer hasta que espese.

cidra confitada

ADVERTENCIA: La piel de la cidra es muy dura, la técnica  para desprenderla de la pulpa es golpeando con fuerza por toda la superficie. Luego con un golpe seco o con la ayuda de un cuchillo, se parte la corteza y la pulpa se desprende limpiamente. Pero si no sale, se puede dar un golpe fuerte contra el suelo, hervir los trozos con la piel y una vez hervidos desprender piel y semillas de la carne.

La sal de la vida

.

El pescado fresco  era un bien escaso en la Dos Hermanas de postguerra, solía llegar los martes al mercado de abasto  y no todo el mundo podía permitirse comprarlo. Los salazones, como el arenque y el bacalao, se convirtieron en fórmulas alternativas para su consumo.

La preservación de alimentos mediante secado  es una de las más antiguas conocidas por el hombre, remontándose a la Edad de Bronce, al secarse mediante sal, su vida de consumo se extiende y es posible transportarlo de la costa al interior y conservarlo por más tiempo.

arenques2Los arenques forman parte de la dieta humana desde la antigüedad.  Este pescado de la familia de las sardinas tiene un alto contenido en proteínas y ácidos grasos y omega-3. Es una de las mejores fuentes de vitamina D, B12 y selenio.

Para conseguir sacar los lomos sin espinas y sin piel, nuestros antepasados utilizaban el método antiguo, envolviendo el arenque en  un periódico y presionándolo entre una puerta y su marco.

Otro aliado de nuestras cocinas, especialmente popular en la Semana Santa, era el bacalao. Se preparan ricos y sabrosos platos con el bacalao, con tomate, con arroz, en ensaladas, pero uno de los bocados más típicos en nuestro pueblo son las famosas tarbinas.A continuación, la receta.

Receta de tarbina de bacalao

Ingredientes, para 4 personas.

150 gr. bacalao desalado, 1-2 dientes de ajo, 1 cebolleta, un buen ramillete de perejil, 150 cc. agua, ¼, una cucharadita de levadura , 100 gr. harina.  Aceite, para freír.

Elaboración:

Se pone el bacalao en remojo la noche anterior. Se tira el agua y se desmenuza, quitando la piel y las espinas. También se puede comprar ya desalado.

Se pica  la cebolleta con el perejil, los ajos pelados y el bacalao en trozos, hasta que quede fino.

Se añade el huevo ligeramente batido y el agua, removiendo. Incorporamos poco a poco la harina mezclada con la levadura , mezclandolo  bien hasta que quede una masa cremosa y ligera.

Dejamos reposar unos minutos, mientras calentamos abundante aceite en una sartén honda o perol.

Se frien  cucharadas de masa en el aceite bien caliente, hasta que se doren. Escurrimos  sobre papel de cocina y servimos bien caliente.

tarbina bacalao

A algunos les gusta picar también en la masa yerbabuena, a veces al servir las tarbinas hay quien las decora con un chorreón de melaza.

Plato de verano

Esta receta hunde sus raices en las comidas que llevaban al campo los  antiguos  campesinos andaluces, que  con productos al alcance de todos, supieron ingeniarselas para  preparar un plato  que  hidrataba, refrescaba y nutría. Actualmente  es recomendado por la inmensa mayoría de los especialistas de nutrición y dietética, hablamos del sopeao.

RECETA:

gazpacho1[1]Para un buen SOPEAO, haceros con  tomates de Los Palacios bien maduros, un pimiento verde pequeño, un diente de ajo, y un bollo de pan del día anterior, sal gorda, un huevo duro, un buen lebrillo de barro y una maja de madera.

-Pelad los tomates  y trocearlos para empezar a majarlos con el ajo y con un poco de sal gorda que les haga sacar su agua .

-Una vez machacados, picadles el pimiento y seguid majando.

-Echadles el pan que previamente se ha puesto en remojo y seguid mezclando. Si se densa mucho echadle aceite de oliva virgen extra.

-Cuando esté a una textura que os guste, dejadlo media hora al fresco.

-Picadle el huevo duro y echadle un buen chorreón de aceite de oliva por toda la superficie. Si gusta, se le puede poner también por encima una latita de melva o de atún desmenuzado.

Y recordad lo que dice el dicho: “Sopeao..con la cama al lao”

  • Recetas de cocina recopiladas y publicadas por alumnos de la Universidad Popular de Dos Hermanas.