Se vende un pueblo

El 16 de junio de 1631 se realiza  la venta de la villa de Dos Hermanas que contaba entonces con 200 vecinos.

FELIPE IVBajo el reinado de Felipe IV,  la guerra constante de la Europa protestante y la católica Francia contra España condujeron al declive y ruina de la Monarquía Hispánica, ello llevó a la práctica de una nefasta política de enajenaciones y venta de terrenos con un afán recaudatorio desmedido, es en aquellos tiempos cuando  tiene lugar en Sevilla, la venta de varias villas, entre ellas la de Dos Hermanas.

 Fue comprada por el Duque de Alcalá por 3.625.000 maravedíes que fueron abonados en distintos pagos. A partir de entonces la villa deja de pertenecer a la jurisdicción de Sevilla, para pertenecer a su nuevo propietario.

Una de las primeras medidas adoptadas por el nuevo señor fue la instalación de una horca de madera  con picota, azote y cuchillo a la salida de la villa. El lugar estaba destinado no sólo a aplicar la pena de muerte, sino otros castigos como azotamiento, exposición al sol o embadurnamiento de los reos con miel para que fueran picados por moscas, abejas y  otros insectos.

El lugar no sólo era el sitio en donde se cumplían las distintas condenas, también servía de recordatorio para todos  de lo que podría suceder a quien no acatase la justicia del señor del lugar, de hecho, cuando se ejecutaba a alguien, los miembros del reo quedaban expuestos allí colgando de argollas durante días.

En 1638 el Duque no puede seguir asumiendo los pagos a los que se comprometió y acaban embargándole sus bienes por lo que la villa de Dos Hermanas sale a subasta pasando a ser adquirida en 1639 por un rico comerciante de Indias, comienza “el reinado” de los Pedrosa.

Fuente consultada:”Levantamiento de una horca de  madera con picota, azote y cuchillo en el matadero viejo de la villa de Dos Hermanas en 1931″ / M.Carmen Alvarez Márquez. en Revista deFeria 1988