Luces y llamas

“El digno ayuntamiento de Dos Hermanas , que con tanto celo, como competencia,  preside  D. Joaquín Varo Jiménez , se propone este año organizar unos festejos que en nada desmerezcan de los que se celebran en poblaciones de gran importancia.

Constituyen la comisión de festejos tres activos e inteligentes concejales que son D. José Bautista, D. Fernando Varo Jiménez y D. Francisco Carballido.”(Revista de Feria 1927)

De esta manera comenzaba un artículo en la revista de Feria del año 1927 en  el que desde el Ayuntamiento anunciaban unas fiestas espectaculares en donde sería colocada una gran fuente luminosa en el centro de la Plaza del Arenal rodeada de veinticinco arcos luminosos repletos de bombillas, así como sendos arcos de luces en las calle Reina Victoria y Virgen de Valme, los organizadores hablaban de imponderable “cuadro de luces”.

Sin embargo estas fiestas estuvieron a punto de no celebrarse, ya que a pocos días del inicio de las mismas, concretamente el día 12 de Julio, tuvo lugar un devastador incendio en la fábrica de yute, cuyo  propietario era entonces D. José Lissén.

El incendio se produjo de madrugada, las campanas de Sta. Mª Magdalena dieron cuenta del mismo a la alarmada población, en menos de dos horas el fuego devoró una superficie de más de siete mil metros calcinando siete naves que contenían telares, encarretadoras, devanadoras, ovilleras, afortunadamente no hubo pérdidas humanas.

Los bomberos de Sevilla salvaron lo que pudieron, pero las pérdidas económicas fueron enormes. Si bien, parte de las mismas, fueron abonadas por el seguro, los casi mil obreros que trabajaban en la fábrica se vieron en la calle. La mayoría de ellos vivían en el barrio de San José, aledaño a la fábrica.

Este barrio era una especie de gran corral de vecinos que disponía de 304 cuartos en donde las familias hacinadas compartían cocinas y precarios aseos. En el mismo no había alcantarillado.

Las familias que dependían económicamente de la fábrica quedaron desahuciadas, algunos buscaron otra ocupación, otros se lanzaron a pedir a las calles y muchos regresaron a los pueblos de donde habían venido, al amparo de la familia que allí quedó.

Las Fiestas Patronales estuvieron a punto de suspenderse, pero al final se llevaron a cabo un tanto deslucidas.

 chimenea y cigueña

Para saber más: Dos Hermanas 1927: el incendio de la fábrica de yute a través de la prensa sevillana/Fco. de Dios Martín y José de Dios Martín en:  Revista de Feria de 1988.

  • Revista Feria 1927